Es díficil empezar

Es difícil empezar algo. Al menos para mí. Me digo que no me gusta la fecha, como si fuera a recordarla más adelante, o que el mes no es el adecuado por esto o lo otro.

Cuando se trata de escribir es aún peor. Lo de la página en blanco y todo eso. Pero se diría que cuando algo nos gusta, cuando algo nos llena, es mucho más complicado arrancar. En el pasado he escrito mucho, muchísimo. Y recuerdo que el primer blog lo empecé casi sin querer, en unos minutos. Salió solo. Nunca me planteé si era mayo o junio, miércoles o jueves o qué plantilla tenía que utilizar.

Del mismo modo que, cuando era un chaval, no necesitaba ayuda para sentarme delante del ordenador y verter pensamientos, miedos, sueños en forma de relatos y poemas. Simplemente lo hacía. Llegaba del instituto con la mente ardiendo, comía deprisa y me ponía a escribir con aquel viejo trasto y su Windows 98. Por qué aquello ha cambiado, no lo sé.

Quizá la clave sea no tener un objetivo. Cuando era un chiquillo no me planteaba si lo que estaba escribiendo serviría para algo, si lo publicaría o terminaría en la basura. Simplemente lo escribía. Sentía dolor o tristeza, o me había dejado la novia o me había enfadado con un amigo y escribía. Escribía, escribía.

Pasaron los años y dejé de darle importancia, y después con internet empecé a tomármelo demasiado en serio. Tanto que llevo mucho atascado con esta nueva ilusión que, sin embargo, no logro sacar adelante. Cualquier motivo es bueno para detenerse.

Quizá no es el día correcto, o el tema adecuado para empezar, o el nombre no es el mejor, o el diseño es malo o la plataforma es la equivocada. Supongo que podría pasarme así otros diez años, y entonces me lamentaría por no haberlo hecho cuando pude hacerlo.

Por eso he decidido empezar, aunque sea difícil. Solo por no tener que mirar atrás y preguntarme por qué no lo hice. Por qué perdí tanto el tiempo. Quizá el tema no sea el correcto, tal vez no es la mejor entrada. Seguiré intentando recordar qué era lo que me motivaba en el pasado a sentarme cada tarde y escribir una palabra tras otra.

Mientras tanto aquí estoy, vertiendo mis pensamientos.

Anuncios
Es díficil empezar