Quedarse con lo negativo

arboles_muertos

Hay que quedarse con lo positivo. Me lo han dicho un millón de veces. Es verdad que no soy demasiado optimista y a menudo me centro en la peor parte de las situaciones. No es raro entonces que alguien, con la mejor intención, quiera hacerme ver las cosas de forma diferente. Es ahí donde aparece la fórmula mágica: “hay que quedarse con lo positivo”. Una máxima con la que estoy cada vez menos de acuerdo.

No es una simple frase hecha, define una filosofía. No niega que la situación sea difícil o dolorosa – esto me saca de quicio, pretender que el lado negativo sencillamente no existe – sino que hay que descartar aquellas partes que lo son y quedarse con lo positivo. Una máxima a la que doy vueltas últimamente y con la que estoy cada vez menos de acuerdo.

No me gusta mi situación. Desearía cambiar y a menudo añoro el pasado. Pero lo gracioso es que casi nunca me gusta. Es posible que dentro de un año tampoco esté satisfecho y sienta nostalgia por el día de hoy. ¿Cómo es posible? Si todo es siempre un asco, ¿por qué lo echo de menos? ¿Por qué parece que las cosas no iban tan mal después de todo?

Porque me quedo con lo positivo.

No es que sea una persona supervital y positiva, todo lo contrario. Es algo inconsciente. De algún modo, como mecanismo de defensa, el cerebro tiende a suprimir o al menos controlar los recuerdos más difíciles porque de otra forma no podríamos vivir. Entre otras cosas, el miedo no nos dejaría continuar. Cuando este dispositivo no funciona bien, de hecho, pueden aparecer la ansiedad y otros trastornos.

Quizá yo tiendo a la ensoñación. Soy dado a evadirme, y una forma de hacerlo es idealizar el futuro y el pasado. Es ahí donde elijo lo positivo, recordando intensamente las cosas que me gustaban. Momentos concretos. En mi memoria, obvio lo doloroso y lo desagradable. Así, cualquier tiempo pasado fue mejor, mientras que el presente es, por lo general, un asco.

Probablemente todos lo hacemos en mayor o menor medida; yo lo llevo un poco al extremo, hasta el punto de crear una memoria mejorada del pasado. Si bien no lo idealizo totalmente – no soy idiota, recuerdo si las cosas iban mal – al menos sí que reduzco los aspectos negativos hasta que, comparados con el presente, parezcan no tener tanta importancia. Y no es verdad.

Mi vida quizá no sea la mejor posible, pero he estado peor. Recordar lo negativo podría ser una buena idea. No es necesario olvidar todo lo bueno y regodearse en las partes más negras de nuestra existencia, rememorando constantemente un pasado traumático. Se trata de conseguir un balance. Quedándonos con lo negativo podemos, de algún modo, calibrar lo bien o mal que nos va en este momento. Los malos tragos del pasado pueden servir como regla comparativa.

Puede ayudar también a quedarse con lo positivo, es decir, con el aprendizaje. Porque, a mi juicio, lo único bueno que hay en una mala experiencia es que vale de mal ejemplo. Los errores deberían ayudarnos a saber lo que no tenemos que hacer. También podemos aprender a reconocer el peligro y a ser más prudentes o más tácticos. Si te quedas solo con las cosas buenas, idealizas el pasado y corres mayor riesgo de repetirlo – lo cual me sucede a menudo -.

Centrarse en lo negativo puede aportarnos una visión más templada de la realidad y recordar algo muy importante: que siempre puede ir peor. Da igual lo negras que veas las cosas. Por imposible que parezca, siempre puedes hundirte un poco más en la desgracia. Conviene tenerlo presente.

No se trata de vivir como un paranoico, con miedo a salir a la calle por culpa de las malas experiencias; pero sí de ser consciente de las cosas negativas que te han ocurrido para intentar que no se vuelvan a repetir en el futuro, tanto si fuiste tú el responsable o no.

¿Es una buena idea? No lo he comprobado todavía. Ni siquiera tengo muy claro cómo puedo enfocarme en las malas experiencias para aprender de ellas. Pero tal vez merezca la pena intentarlo. ¿Quizá descubra que sí, que hay que quedarse con lo negativo?

Anuncios

5 comentarios sobre “Quedarse con lo negativo

  1. Sois dos seres maravillosos.
    Amantes de las letras…de las emociones que transmiten.
    Continuar escribiendo…os auguro un porvenir, incierto, como la propia existencia, pero muy reconfortante; adelante, no dejéis nunca de pensar en voz alta.

  2. BUENO, BUENO.
    ¿Has abierto otro blooooog? No me lo creo. ¿Y estás escribiendooooo? Esto es una novedad eh. No sé, estoy desactualizada, igual el calendario maya se equivocó y estás invocando el fin del mundo con tus desafíos eh!!

    ¿Sabes lo que igual ayuda a tus seguidores a ubicarse? Que publiques una entrada en Delirios para que se redireccionen. Si publicas cada 8 meses y te lee más gente que a mí, juraría yo! jajajaja

    Ahora sí, ya comento la entrada.

    NO. Es que no. Centrarte en lo negativo no te aporta visión templada. Te aporta negatividad y pesadumbre. Y fíjate que una frase como ‘todo puede ser peor’ me parece una frase positiva. Y le consigues ver el negativismo también!

    No creo que el positivismo intente prohibir el negativismo, creo que intenta combatirlo. Pero no erradicarlo. Sino evitar que sucumbas a él.

    Joe, el presente no puede ser siempre un asco. A mí me da algo. Y mira que tengo días de mierda: hoy me di un golpe en el brazo y no lo podía mover bien, pero me tocó cargar platos como una paleta. Además me cayó una ventana en la cabeza al despertar. Silver me rompió la bolsa donde cambié la arena y la tiró por el suelo. Y he impreso mal unos documentos… 19 veces. Pero oye, que tampoco estoy tan mal. Jajaja

    1. ¡Pues acabas de inaugurar los comentarios de mi blog! ¡No sabes la alegría que me das!

      Pues sí he pensado en avisar por allí, pero cuando abrí éste tenía un sentimiento como “de empezar de nuevo” así que no sé. Además son muy diferentes (éste será de reflexiones), pero le doy vueltas a la idea. Lo bueno es que no hay prisa…

      En cuanto al texto bueno, la idea es quedarse con lo positivo *y* lo negativo. “Visión templada”, es justo lo que quería expresar.

      Cuando te pasa algo malo, te deja la novia o lo que sea y hablas de lo jodido que estás como que intentan bloquear eso y que te quedes “con las cosas buenas”. Y eso es malo porque idealizas.

      Claro que el presente no es siempre un asco, pero si idealizas el pasado te lo va a parecer.

      Yo personalmente creo que hay que recordarlo todo, al menos lo que fue relevante. Si no, no aprendes y te vas a dar la hostia una y otra vez. Y pensar que puede ir a peor aporta prudencia. Desde luego eliminar lo negativo es una locura.

      Es un tema que tengo que desarrollar. Mientras, yo sé que el optimismo también puede contar con lo negativo pero tanbién te encuentras mucgo mensaje de ” todo lo que sean emociones negativas” está mal, y eso es supernocivo.

      Por cierto, ¿cómo es posible que te cayera una ventana?

      1. ¡Aaaaaaaaaah! Ya veo. Blog nuevo, empezar de cero, lectores nuevos… ¿Quieres que me vaya? JAJAJA

        Eso!! Eso sí me ha pasado con algunas amigas de … de puaj. Estar mal por algún chico, o ya no mal, rayada, dándole vueltas a algo… Y que me cortasen. O me dijesen ‘no pienses en ello’. Yo qué sé. Lo acabas de dejar con tu pareja con la que llevas tres años. ¿Como que que no piense en ello? ¿Estás de coña? No, pensaré en ti, si ves qué tal…
        Me molestaba mucho ese comentario, más por el comentario porque veía que lo decían porque el tema no les interesaba. Y eso, no sé. A mí mis amigas/os también me calientan la cabeza, pero no soy así… Tan brusca, un ‘no pienses en ello’ y ‘¿fuiste a las rebajas?’. Puaj

        Pero eso tiene más que ver con la falta/inexistencia de empatía que con otra cosa. Me gusta irme de los temas.

        Lo de la ventana tiene que ver con una maldición que pesa sobre mi familia desde hace generaciones. Cuenta la leyenda que mi tatara abuelo ofendió a una gitana y ésta nos ha jodi**$! hasta el día de hoy: nos damos golpes con todo.

        Iba a coger mi uniforme del patio interior, y esa ventana se abre hacia arriba y se sujeta con un tope. Bien. Pues me levanté bruscamente, no sé porqué, y le di un golpe a la ventana. Entonces el tope se quitó y la ventana me cayó con todo el peso en la cabeza. Y así es… mi vida.
        Si tuviese una foto de lo que pasó sería: Mi vida –> Definición gráfica.

        1. ¡Qué va, que me dejas sin lectores! xD

          Está claro que a veces se usan esos atajos cuando a alguien claramente el tema se la suda. Pero a veces también se hace con la intención de ayudar, y no digo que sea mala intención, pero puede ser un arma de doble filo. Por ejemplo si has tenido una experiencia de mierda en el trabajo y te dicen “quédate con lo bueno, con esto y lo otro”, puede que al final no te acabe pareciendo tan malo y entonces no valores lo que viene después. Es decir, conviene recordar cuando estabas jodido en el pasado para mirar de otra forma el presente (en mi opinión).

          En el tema de las relaciones suele ocurrir que se idealiza, y en gran medida es por esa tendencia que tenemos a quedarnos con las cosas buenas y meter las malas en un cajón. Sobre todo con el paso del tiempo. Normalmente de las discusiones y lo que te molestaba te acuerdas menos que de todo lo feliz y maravilloso y así no hay quien levante cabeza.

          ¡Curiosa escena la que describes!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s